La cuna del Sentiment

A los pocos días de estar en Catalunya, sin tiempo para digerir mi estancia en el nuevo destino, tuve la oportunidad de asistir a un partido Barça-Real Madrid de básquet en el Palau Blaugrana. El Real Madrid tributaba visita a Barcelona, después de que el 13 de marzo, dos meses antes, el Barça hubiera sufrido en la capital de España una de sus derrotas más humillantes ante los blancos, 138-78. Continuar leyendo “La cuna del Sentiment”

A puerta fría

Las dificultades para encontrar trabajo eran muchas, porque en 1977  la situación económica en España estaba complicada. Tras la muerte del Generalísimo, el 20 de noviembre de 1975, la política fue acomodaticia o compensatoria. Se vivía el inicio de la transición, con una complicada economía que sobrevivía con el mantenimiento de tasas de crecimiento relativamente altas, pero a costa de un agravamiento de los desequilibrios de fondo. Continuar leyendo “A puerta fría”

En el andén de la vieja Chamartín

Es 15 de mayo de 1977. En Madrid se vive la fiesta de San Isidro, su patrón. Por la vieja estación de ChamartÍn pasan algunos ‘chulapos’ que visten vaqueros y camisas de franela. Ninguno de ellos parece dispuesto a guardar la vieja tradición de emperifollarse con un traje de época, para rememorar las históricas fiestas que  antaño se hacían en honor al Santo patrón labrador. Continuar leyendo “En el andén de la vieja Chamartín”

40 años en Catalunya

Con este blog quiero agradecer el cariño que tengo hacia esta tierra de acogida, Catalunya. Aquí llegué el 15 de mayo de 1977, ahora hace 40 años. Una tierra en la que he crecido como persona y como profesional. Un país que conozco bien, porque la vida me ha llevado a conocer muy de cerca la Barcelona Metropolitana, en la Ciudad Condal; la fortaleza de la Terra Ferma, desde LLeida a la Seu d’Urgell; el Cor de Catalunya, en momentos muy difíciles familiarmente en la oscura Manresa y la grandiosidad de la Catalunya Sud, desde Les Terres de l’Ebre hasta Cunit, recorriendo miles de kilómetros todos los años en la profesión periodística.

Aunque si en algún lugar han robado mi corazón ha sido en la Costa Daurada, especialmente en Salou y Tarragona. En distintos capítulos iré explicado experiencias personales. Haré un recuerdo de la historia. E intentaré ‘sacar suc’ a todo aquello que pasó y que se quedó por contar. Aunque, si me permiten una pedantería, ya saben que el periodista vale más por lo que sabe que por lo que escribe.